<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=578676632754528&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿En qué momento perdieron las empresas la posibilidad de decidir si deben incorporar tecnología en sus procesos?

Posted by Omar Cabrera on 24-oct-2019 17:59:58

In Insider, industria, marketing, herramientas, ventas

Hoy en el LATAM del 2019 las empresas y sus empresarios tienen las mismas dudas, expectativas y resistencias cuando los temas a tratar tienen que ver con el uso de la tecnología para mejorar o escalar sus procesos comerciales, de marketing o de servicios al consumidor.  Existen posturas conservadoras que sufren con la posibilidad de alterar en los más mínimo los programas, rutinas o desarrollos que triunfaron hace años y permitieron a la empresa llegar hasta este punto y por lo general este perfil opina que no hay nada mejor “allá afuera” que lo que ya tienen.

También está el punto de vista de las jefaturas de operativas, que son las que gestionan y ejecutan las funciones que buscan ser revolucionadas con la tecnología en discusión. Habitualmente los miedos de este perfil son más viscerales y profundos, pues su principal duda es si conservarán su empleo, si sus conocimientos y habilidades serán de utilidad ahora que hay sistemas que pueden entregar mejor visualización, trazabilidad y evaluación de tareas y procesos completos.

Las gerencias, siempre preocupadas de los resultados, los KPI´s y el dinero, tienen en sus scanners las posibilidades y los alcances de las principales soluciones tecnológicas en el mundo, pero sin dominar los detalles finos que generan diferencias enormes al momento de poner la raya para la suma.

Nivel de la Tecnología Chart_company-1

Por otro lado están los departamentos de IT, ávidos de participar en los procesos de toma de decisiones en estos temas, claramente porque piensan que esa es una de sus tareas principales en el área, su expertise en la materia y sus conocimientos de las estructuras digitales nucleares internas los hacen un ingrediente básico en el reto que implica decidir que tipo de tecnologías deberían ingresar a la empresa. Por cierto tienen toda la razón de pensar esto.

¿Quieres saber en que nivel esta tu empresa?

Pero una vez dibujada la ruta del camino por el que el proceso de evaluación y toma decisiones va a gatear, caminar, trotar o correr, en otros tiempos o circunstancias el proyecto debería superar una primera etapa, en la cual la primera pregunta que se plantearía sería si es necesario incorporar tecnología a sus procesos. Esa decisión lamentablemente ya no corresponde a la empresa. Inclusive con resultados abrumadoramente positivos en el presente, la empresa actual perdió la posibilidad de gastar recursos para cerciorarse que necesita la tecnología, esto desde el momento que otra empresa competidora, de forma directa o indirecta decidió adoptar la tecnología como motor para echar a andar sus procesos comerciales, de marketing o de servicio posventa. Y esa realidad es tan absoluta como el destino de empresas  gigantes, internacionales y exitosas que hoy forman parte del almanaque de corporaciones desaparecidas.

En este momento la latente y vital responsabilidad de la empresa es determinar qué procesos son los que  debe de dotar de tecnología y por ende establecer así los niveles de tecnología en los que se va a realizar la inversión. (Niveles de tecnología cuadro 1.1)